Elecciones en Estados Unidos: reflexiones y los retos para México y el mundo.

La elección presidencial del 8 de noviembre de 2016 en los Estados Unidos propuso una serie de reflexiones sobre la importancia de los procesos internos de este país y su impacto en lo político, económico y social a nivel mundial. El proceso electoral mostró una nueva dinámica en la ciudadanía estadounidense y la necesidad de diversas reformas electorales que representen un acicate para el fortalecimiento de una de las democracias más consolidadas del mundo.

El proceso electoral reflejó, fundamentalmente, tres cuestiones que hay que poner atención para comprender la dimensión del triunfo del candidato republicano Donald Trump: la crisis de la democracia representativa, el discurso “populista” de derecha del candidato y los datos tendenciales del tipo de votación favorable al mismo.

Aunado a lo anterior, es necesario proponer diversas nociones de cambio entorno al sistema electoral, por un lado, y los retos que nuestro país y el mundo tiene que enfrentar ante la asunción de un candidato que ha generado temor ante diversos sectores económicos, políticos y sociales del mundo, por otro.

El triunfo de Trump en la elección es apenas el corolario de muchas expresiones que desde hace tiempo ha venido impulsando la diversidad ideológica y política del país. No es casualidad que la visión de Trump haya sido acogida por el sector conservador de todo los Estados Unidos y que, a su vez, haya permitido ser una fuerza importante dentro del partido republicano.

El discurso agresivo de Trump giró en torno a tres ideas básicas: hacer de Estados Unidos un país que genere empleos para los suyos a través del retorno de empresas nacionales que están en otros países, la culpa de la migración como un fenómeno que quita empleo y genera inseguridad en el país y renunciar a los tratados comerciales y geoestratégicos de los cuales el país es parte.

Es un discurso que gira en contra del proceso de la globalización y el neoliberalismo, a pesar de que Trump se ha visto beneficiado por las medidas del libre mercado. Además, este tipo de discurso que careció de la profundidad debida en el cómo realizar las promesas planteadas y la nula experiencia política en su haber fueron elementos sustanciales para determinar un discurso de derecha con carácter populista.

Este discurso tuvo arraigo en varios estados del país, pero, fundamentalmente, en diversos sectores sociales; ejemplo de ello fueron varias organizaciones religiosas y civiles que pugnan un regreso a los valores tradicionales de la unión americana que están en riesgo ante el avance de la globalización y los derechos civiles.

Aunado a ello, el descontento con la democracia y el sistema representativo predominante en el país ha sido un elemento fundamental que trajo consigo el siguiente argumento que estuvo presente en muchos ciudadanos: Trump es un personaje antisistémico, carismático y que representa una forma de hacer política, es decir, una visión empresarial donde el Estado es visto como una empresa.

Por otro lado, la candidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, representaba la continuidad de la labor hecha por el presidente Barack Obama. En este sentido, Clinton buscaba ser la candidata de la continuidad expresada en los derechos civiles y, con la experiencia política alcanzada a lo largo de los años, ser una líder que guiara a la nación a un camino de paz y fraternidad (de acuerdo a lo que ha expresado en audiencias públicas).

Ambos llegaron, de acuerdo a las encuestas de salida de la jornada electoral, con un índice de aprobación menor al 50%. Es decir, más de la mitad de los ciudadanos encuestados tenía una opinión adversa a la figura de ambos sin distinción de su preferencia política expresada en las urnas, a lo cual nos lleva a pensar en la vieja y muy conocida visión popular del voto por “el menos malo”. 

A la jornada electoral del 8 de noviembre se dieron a conocer muchas fallas en la muestra estadística de las encuestas en conjunto con los pronósticos llevados sobre la misma elección. Las encuestas mostraban que, si bien Clinton llevaba una mayoría, ésta era ligera y la elección sería cerrada y competida; por otro lado, los pronósticos que se habían realizado en diversos medios de comunicación alentaban a una probabilidad de 80% en promedio del triunfo de Clinton.

Los pronosticadores han sido parte de ello desde las anteriores dos elecciones, en las cuales, habían acercado en el triunfador de la elección. Ante ello, es necesario esperar a las explicaciones de las casas encuestadoras y de las fuentes de información y metodologías usadas en las encuestas y su variación durante la jornada electoral.

La elección fue competida y, a pesar de algunos hechos de violencia, se llevó a cabo sin mayores contratiempos. El mundo estaba a la expectativa de lo que al filo de la medianoche de ese día sería la asunción del nuevo presidente de la nación con mayor poder político y económico del mundo; para la sorpresa de propios y extraños, los resultados de la elección fueron los siguientes:

fcsgbrku
Foto Propiedad El País de España 9-11-2016

En el sistema electoral indirecto de los Estados Unidos, es necesario contar con el voto de 270 de los 538 sufragios electorales del colegio electoral que permita el triunfo en las elecciones. Como podemos ver, Trump alcanzó 306 votos vs. 232 de Clinton, a lo cual, no corresponde necesariamente con lo expresado en las urnas por los ciudadanos que reflejan un apoyo mayor a Clinton.

Lo anterior responde a la dinámica electoral de los Estados Unidos cuya base fundamental reside en la confianza emanada de más de 200 años de historia del país. Nuevamente, esta situación invoca a la reflexión sobre la necesidad de reformar al sistema electoral que refleje fielmente la voluntad popular que se ve, en cierta medida, mermada por la vía indirecta que rige al sistema electoral.

El voto que el candidato Trump obtuvo en estas elecciones tiene base en los siguientes grupos sociales:

  • De acuerdo a la raza o al origen étnico, 58% de los blancos estadounidenses votaron por el republicano y sólo el 37% por Hillary Clinton.
  • Las mujeres blancas votaron en un 53% a favor de Trump, a pesar de que “. El republicano fue señalado por misógino y machista tras hacer distintos comentarios negativos contra las mujeres.
  • La mayoría de los blancos sin título aniversario votaron por el republicano en un margen de 7 de cada 10 votos en este rubro. Sin embargo, a mayor nivel de educación, Clinton se llevó la mayoría, aunque fue una mayoría cuya diferencia fue entre el 7 y el 20% que no representó un contrapeso con el voto fuerte del sector de bajo nivel educativo.
  • El voto independiente favoreció a Trump en un 48% contra un 41% en favor de Clinton. Este sector es importante mencionarlo puesto que se consideraba como clave en la elección al grado de poderla definir.
  • En cuanto a la religión, Trump obtuvo el voto de los siguientes sectores:
    • Protestantes: 60%
    • Catolicos: 52%
    • Mormones: 61%
    • Cristianos: 55%
  • Clinton obtuvo el apoyo de los que no profesan ninguna religión con el 68% y los judíos con el 73%.
  • Personas con mayor edad votaron por el republicano, mientras que el sector de menor edad votó por Clinton. A pesar de ello, Clinton no fue capaz de movilizar al sector de menor edad como sí lo hizo en su momento el presidente Obama.
  • En cuanto al voto latino, el rubro de mayor interés para nosotros, encontramos una tendencia dividida. 65% de los votantes latinos apoyó a Clinton mientras que el 29% lo hizo en favor de Trump y tiene razón de ser si vemos el caso específico de la Florida donde conviven muchos latinos que no están de acuerdo con la medida del presidente Obama de reanudar relaciones con Cuba más la poca movilización de estos.
  • En cuanto a la geografía del país, “Clinton ha conseguido un apoyo prácticamente récord en las áreas urbanas, más diversas, mientras que Trump ha conseguido un apoyo extraordinario en los suburbios”. Es decir, en el campo o en zonas rurales el apoyo fue mayoritario a Trump, mientras que zonas urbanas con un número mayor a 50000 habitante fue mayor el apoyo a Clinton.
  • En cuanto al apoyo afroamericano, Clinton consiguió el 88% del voto negro, frente al 8% de Trump.
  • El apoyo de los millenials, Trump obtuvo el 37% mientras que Clinton obtuvo el 55% que es menor al que obtuvo Obama en 2012 con el 60%.

En abundancia a lo anterior, podemos determinar diversas conclusiones por cada uno de los rubros anteriores. La tesis inicial del presente artículo se comprueba al comprobar el grado de movilización del sector blanco de la población con la argucia basada en “…el temor al inmigrante, al terrorismo o a perder su país; el mensaje de esperanza de que iban a recuperar su país y el castigo a aquellos que han dirigido el país hasta ahora…”.

Las reflexiones finales sobre cada uno de estos rubros tienen su propia explicación si revisamos las propuestas y el desarrollo de cada una de las campañas, por ello, es necesario que el lector revise cada una de las intervenciones públicas (incluye los debates) que han realizado ambos y las circunstancias de la sociedad estadounidense en cada estado de la nación.

En cuanto a las conclusiones del presente, debemos enfocarnos en dos cuestiones: el futuro del sistema electoral de los Estados Unidos y los retos que México y el mundo deben enfrentar ante la asunción de Trump como presidente. En cuanto al primero, la visión de los ciudadanos en los Estados Unidos y en otros lados del mundo consideran este triunfo como un retroceso a la democracia estadounidense.

A lo anterior considero que es necesario comprender cuál es nuestra concepción de la democracia. Si la concebimos en su sentido minimalista, es claro que la democracia persiste y se consolida al ser elecciones libres y competidas con su contraparte que persiste en un sistema de elección indirecta: gana el que más votos electorales tenga y no necesariamente el que más votos ciudadanos obtiene.

Si concebimos a la democracia en su sentido maximalista que va más allá del proceso electoral y con base en su discurso, es tendencialmente un retroceso a la vida democrática y pacífica interna que postura la constitución. Aun así, es necesario esperar a la conformación del gabinete de transición que postule, probablemente, un contrapeso a las ideas generales de la campaña.

Gobernar es diferente a la figura de ser candidato y por ello, ante las presiones internacionales de los gobiernos y la fluctuación del mercado, Trump se verá forzado a tomar un discurso más conciliador y, por ende, medidas que vayan en ese sentido. Es decir, las ideas postuladas en la campaña será difícil que vean la luz de la noche a la mañana o simplemente no serán reflejadas por la existencia de un contrapeso internacional.

La necesidad de una reforma electoral está en el aire ante la desconfianza ciudadana con el sistema de partidos y el sistema electoral. Es necesario considerar estas reflexiones que conlleven a un análisis serio sobre el cambio electoral que consiste en el voto indirecto a un voto directo que exprese fielmente la voluntad ciudadana y, con ello, otras medidas como la creación un tribunal especializado en materia electoral, un padrón electoral único y la revisión del costo de la democracia que fue, de hecho, la elección más cara de la historia de la democracia moderna (entre 7,000 y 11,000 millones de dólares).

México y el mundo deben estar preparados ante los efectos económicos, políticos y sociales que genera el triunfo de Trump. En el caso económico, los efectos nocivos en la bolsa de valores son el primer indicio de ello, pero hay que ir más lejos en cuanto a la creación de acuerdos de cooperación y revisión de tratados comerciales que impliquen mejores términos a los signatarios.

La diplomacia, herramienta básica de la política internacional, debe ser el camino que busque la cooperación entre las naciones. México y el mundo, además de reconocer el triunfo, deben de establecer contacto inmediato con el grupo de transición del candidato para trabajar las agendas bilaterales y seguir con programas que promuevan el desarrollo y la paz entre los pueblos.

México está en el centro de la atención sobre lo que hará en torno a esta situación. Debe hacer todo lo anterior, pero con mayor ahínco que busque pasar de la polarización al acuerdo y el desarrollo: renegociar y no cancelar el TLC, la necesidad de trabajar en el fenómeno de la migración a escala regional y, sobre todo, seguir impulsando los derechos humanos a través de políticas públicas que generen mejores condiciones de vida para las personas.

Si bien el presente atiende unos temas y deja a un lado otros más, la idea básica que tenemos que asumir todos los ciudadanos es el reforzar y redoblar el paso en cuanto a nuestras capacidades. México debe tener una relación de cordialidad y respeto con nuestro vecino del norte y hoy deja visto, más que nunca, la oportunidad única de encauzar la relación hacia un rumbo proactivo de acción colectiva.

¿Qué es lo que seguirá con el paso de los días?: debemos esperar a lo que se ha dicho de manera previa y, sobre todo, darle su real dimensión al proceso electoral que hemos presenciado. Hay normas e instituciones que son base de las relaciones entre las naciones y sobre ellas hay que someternos ante cualquier eventualidad, pero, sobre todo, que seamos ciudadanos vigilantes y participativos en la vida pública de nuestro país – esta es la convocatoria que todos los países, con base en la vida democrática, deben seguir.

Con información de base: Animal Político y La Información.com

 

facebook Rene Lopez

twitterbird_rgb@RomoCowboy

Por:

Rene OCT2016.png

 

EEUU/POLÍTICA/ELECCIONES/DONALD TRUMP/ PARA CUALQUIER DUDA O COMENTARIO FAVOR DE CONTACTAR A EDITORIAL. SE PROHÍBE SU REPRODUCCIÓN PARCIAL, FRAGMENTADA O TOTAL. DERECHOS RESERVADOS PARA JOVENESHACERPOLÍTICA® LA VIOLACIÓN A LOS DERECHOS DE AUTOR CONSTITUYEN UN DELITO (PLAGIO).

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s